Devocionales Diseños Cristianos Videos Inglés ¿Quién es Richy?

Árticulos con la Palabra ‘Reflexiones Cristianas

“Antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras, ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones.” Jeremías 1:5 (Nueva Versión Internacional)

Jeremías descubrió su propósito después que dejó a un lado su temprana edad. Cuando él creyó la palabra que Dios habló a su vida se encendió su llamado de ser profeta del Señor. Jeremías entendió que antes de nacer él ya tenía un propósito en la tierra, no obstante lo que pensara de sí mismo. Muchos otros hombres de Dios entendieron que habían sido elegidos por el Todopoderoso antes de nacer para un propósito en específico. Noé entendió que solo construyendo el arca y convencer a su familia que lo siguiera cumpliría su propósito, y así lo hizo. David supo que desde el momento que fue ungido su vida como la conocía sería transformada para vivir el propósito de Dios. Después de haber sido salvo Saulo de Tarso (el que sería Pablo) descubrió su propósito, convertirse en apóstol de Jesucristo. Momentos después que Simón (el que sería Pedro) dejó las redes como una profesión, descubrió que había sido llamado a ser pescador de hombres.

Igualmente nuestro Señor Jesús. Dejando la carpintería para ser el que salvaría a la humanidad. Tú que has sido lavado por la sangre de Cristo, tienes un propósito. Mismo que Dios te asignó antes que nacieras. Pues Él supo antes de los tiempos que aceptarías a Jesús como tu Salvador. Dentro de ti existe un propósito que no se apagará. Y sin importar cuántas obras buenas realices si no cumples tu propósito en la tierra, habrás fracasado. Tu propósito está tatuado en ti, y fue depositado para glorificar a Jesús y para bendecir al mundo.

Pídele a tu Padre Dios que te muestre tu propósito, y que te permita creerle de todo corazón para realizarlo. Sin importar qué tan joven o anciano seas, no obstante tu pasado, a pesar de que tengas que desprenderte de tu oficio, sin importar que tengas que abandonar tu comodidad, o que en apariencia carezcas de las características para realizarle, créele a Dios tu propósito y dale vida.

Desde antes que nacieras Dios te dio un solo propósito.

Autor: Richy Esparza

www.devocionalesderichy.com, www.devocionaldiario.com

Bookmark and Share

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

“El Señor es bueno con todos; él se compadece de toda su creación.” Salmo 145:9 (Nueva Versión Internacional).

Una de las características de Dios de la cual jamás debemos dudar es Su bondad, Siendo que Él es bueno con todos. Incluso con aquellos que no lo conocen. El Todopoderoso da calor por medio del sol tanto a justos como a injustos. Ilumina las noches con la luna tanto al ser humano como a los animales. Él creó todo en abundancia para bendecir a Su creación.

La bondad de Dios llega más allá de cualquier barrera que ponga el hombre: cultura, idioma o creencias. Es maravilloso como nuestro Dios tiene cuidado y bondad incluso con los que no creen en Él. Dándoles todo tipo de alimentos, preparando incomparables paisajes para ellos, dándoles la oportunidad de señorear en Su creación, regalándoles dones y talentos, preparando a doctores y medicinas para bendecir a los enfermos,  y sobre todo extenderle a todos la mayor dadiva de convertirse en Sus hijos por medio de Jesús.

Ahora, si nuestro Dios es bueno con los animales y con los que no lo conocen, ¿no será más bueno con Sus hijos? ¡Claro que sí! Dicen las Escrituras que Él solo tiene pensamientos de bien y no de mal, para darnos el fin que esperamos (Jeremías 29:11), además de que Su voluntad para nuestras vidas es buena, agradable y perfecta (Romanos 12:2), entonces, ¿por qué dudar de Su bondad?

Cuando no comprendas la voluntad de Dios, recuerda que Él es bueno. Y en su momento comprobarás que Su voluntad es buena.

Bendice a tu Dios porque Él es bueno. Pídele al Espíritu Santo que te permita percibir la bondad de Dios para Su creación, y así   dimensionarás adecuadamente Su bondad. Cuando pienses que te está yendo mal, recuerda que Dios es bueno, y que Su voluntad es buena, agradable y perfecta.

Así como tu Padre, manifiesta bondad.

Richy Esparza www.devocionalesderichy.com , www.cristodavida.com, www.juventudencristo.com
 

 

 

Bookmark and Share