Devocionales Diseños Cristianos Videos Inglés ¿Quién es Richy?

Árticulos con la Palabra ‘Reflexiones Cristianas

“Vale más el fin de algo que su principio.” Eclesiastés 7:8 (Nueva Versión Internacional). 

Todo mundo puede comenzar algo, no obstante no todos terminan lo que comenzaron. En una carrera de larga distancia muchos son los que comienzan pero no todos llegan hasta el final. Es fácil emprender proyectos pero se requiere determinación para conseguirlos.

Al igual que como con las cosechas, el sembrador se goza hasta que corta la cosecha lista y no antes. Cualquiera puede sembrar semillas, pero solo los determinados tendrán en sus manos el fruto de su esfuerzo.

El carácter de un cristiano debe ser determinado en terminar lo que comenzó. Así como Nehemías, quien no importándole la oposición que se vivió en su tiempo, junto con el pueblo de Dios terminó la reedificación de la muralla de Jerusalén. O como Pablo, teniendo por poco todas las pruebas que pasó, él se mantuvo firme para llevar el evangelio a los gentiles, y convertirse en el escritor con más cartas en el Nuevo Testamento.  ¿Y qué hay de nuestro Señor Jesús? Él terminó la obra que se le fue encomendada, llegó hasta el final, sin importarle el dolor que padeció siguió avanzando hasta el final. Para darnos vida eterna.

Si aún hay ciclos en tu vida abiertos, ciérralos. Termina las cosas que comenzaste sin importar que parezcan difíciles. Pues Dios está contigo, y si Él ha dicho que es mejor el fin de algo que su principio, Él te ayudará a concluirlo.

No dejes cosas a medias, termina lo que comienzas. Sé determinado en realizar tus metas y sueños. Pues no lo haces solo, sino con la ayuda del Todopoderoso. Termina aquello que sanes debes acabar, el Todopoderoso estará a tu lado. Y si algo te faltase, Él lo pondrá. No tengas muchos principios, mejor muchos finales.

Termina lo que comenzaste.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  – http://cristodavida.com

Bookmark and Share

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

El rompecabezas

13 2011

“Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros.” Efesios 3:20 (Nueva Versión Internacional).

Las piezas de un rompecabezas por separado no expresan mucho, sino solamente una parte de lo que será un todo. Cuando los hijos de Dios reciben un proyecto o sueño del Todopoderoso, ellos lo reciben como un rompecabezas totalmente armado. Moisés recibió de parte de Dios que él sería el caudillo que libertaría al pueblo de Dios, no obstante él no supo en el momento cómo iba a realizar esto, sino que una a una fueron armadas las piezas del rompecabezas. David sabía que había sido ungido para ser rey de Israel, pero en la consecución de esa meta, las piezas del rompecabezas muchas veces no tenían sentido con la misión que recibió de parte de Dios. Pero él se mantuvo fiel a Dios y un día las piezas formaron lo que se le había prometido, llegar al trono. Juan el bautista fue llamado a predicar en el desierto, después de muchísimos años de que Dios no había levantado algún profeta. Predicó arrepentimiento de pecados y conversión  verdadera. Lo hacía de una manera poca ortodoxa, no obstante fue la última pieza del rompecabezas antes de que Jesús se manifestará al mundo como el Mesías.

Si Dios te ha dado un sueño, o una misión, da por seguro que será así cómo Él te lo ha mostrado. Aunque por el momento solo veas piezas de ello. Si Dios te da pieza por pieza de tu vida es para que cada parte la disfrutes, y no para qué te “rompas la cabeza” tratando de descifrar cómo va poner todas las piezas juntas. Esa es Su tarea, y la tuya disfrutar lo que Él te da y darle gloria por ello.

No te afanes por descubrir cómo van a embonar las piezas del rompecabezas, mejor disfruta cada día que Dios te permite vivir y dale honra disfrutándolo. No olvides que ya tienes la mejor y más importante pieza del rompecabezas: a Jesús. Y aunque cualquier otra pieza  te faltase con Él te es suficiente.        

Disfruta todo cuanto Dios te da, no te “rompas la cabeza”.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  – http://cristodavida.com

Bookmark and Share