Devocionales Diseños Cristianos Videos Inglés ¿Quién es Richy?

Árticulos con la Palabra ‘Reflexiones Cristianas

“Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga.” Joel 2:13 (Nueva Versión Internacional). 

Mantener un corazón con heridas, dolor y frustraciones lo endurece. Y al pasar esto, es difícil escuchar la voz de Dios. Cuando permitimos que pasen los días con cualquier tipo de dolor arraigado en nuestros corazones, nos perdemos lo que el Todopoderoso ha preparado para nosotros. Y si permitimos que pase más tiempo, comenzaremos a atribuirle a Dios el estado de nuestros corazones.

Para lo cual debemos entender el significado de la Cruz. Jesús pagó el precio de nuestra paz. Sobre Él fueron todos nuestros dolores. Tanto los físicos como los dolores del alma. Por lo que no importa qué tan grande sea el dolor en el alma de una persona, Jesús tiene la potestad de arrancarle del creyente si éste se lo pide.

Cuando una persona mantiene dolores en su alma es como si se aferrara a un veneno. Mismo que brotará cada vez que la persona esté en una situación parecida a la que le dolió. Y esto no le permitirá avanzar en la voluntad de Dios.

Si en ti hay dolor que te ha alejado de Dios o de Su voluntad, debes entregárselo. Rasga tu corazón y permite que el Espíritu Santo te de descanso. Sin importar qué sea lo que te duele Jesús lo puede hacer, Él ya lo hizo en la Cruz. Solo debes pedírselo y creerlo. Si no le permites que lo remueva, no podrás avanzar a recibir lo que es tuyo.

Si hoy escuchaste al Espíritu Santo redarguyéndote, no endurezcas tu corazón y haz conmigo esta oración: “Padre, te pido perdón por haber mantenido ese dolor en mí. Cristo pagó el precio de mi paz, y hoy renunció a mi pasado. Limpia mi corazón y llénale de tu presencia. Remplaza mi tristeza con alegría. En el nombre de Cristo Jesús, amen”. 

Mantén limpio tu corazón, porque costó sangre.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  -http://juventudencristo.com

Bookmark and Share

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

“De todos los dones que reciban, reservarán para mí una contribución. Y me consagrarán lo mejor. Cuando me hayan presentado la mejor parte, se les tomará en cuenta como si fuera vino o grano.” Números 18:29-30 (Nueva Versión Internacional). 

En una visita que realicé a la provincia de Nueva Escocia, Canadá, visualice en un mapa un pueblo que si lo traduces se lee “La Colina de la Biblia”. Al verle me dio gran expectativa conocer ese lugar que quedaba a unos 200 kilómetros de donde me encontraba. Así que tomé un autobús en dirección a una ciudad cercana a ese destino. Poco antes de hacer esto había llovido, tanto que me hizo dudar hacer mi viaje. Pero preferí ir a buscar aquel pueblo. Llegué a la última ciudad dónde llegaba el autobús y caminé a buscar dicho pueblo. Caminé y caminé y no veía mi destino. Estaba a punto de rendirme cuando pasé por una Iglesia en la que había un mensaje que decía: Dios da lo mejor cuando nosotros damos lo mejor. Ahí mi fe fue renovada con la expectativa de que si daba mi mejor esfuerzo Dios me iba a sorprender.

Unos minutos después llegué a ese pueblo. No pude esconder mi emoción al verme en ese lugar que antes había visualizado en el mapa. Llegué a una colina donde me pasó algo sobrenatural. En ese lugar había un mensaje esperando ser descubierto por mí. Detrás de unos arbustos había un pozo y encima de él un monumento de piedra en forma de una Biblia. En ella estaba inscrito el siguiente mensaje: Ámame sobre todo y alimenta a mis ovejas. Cuando lo leí escuché la voz de Dios hablándome, fue cómo si ese mensaje estuviera vivo. Ese mensaje significó mucho para mí. Pero solo lo recibí cuando le di lo mejor a Dios al buscar aquel pueblo.

En todo lo que hagas da lo mejor a Dios. De todo lo que Él te da dale lo mejor. Dale tu mejor amor, tiempo, esfuerzo y lo mejor de tu tierra. Así Él no tendrá otra opción que darte lo mejor.

 Dios te ha dado lo mejor en la salvación de Jesús, vive para darle lo mejor. Después de todo Él es quien te ha dado todo cuánto posees. No te detengas ante los obstáculos de conseguir tus sueños, entrega tu mejor esfuerzo y Dios te dará el mejor resultado.     

Dale a Dios solo lo mejor.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  – www.cristodavida.com

Bookmark and Share