Devocionales Diseños Cristianos Videos Inglés ¿Quién es Richy?

Árticulos con la Palabra ‘Reflexiones Cristianas

“Dedicarle canciones al corazón afligido es como echarle vinagre a una herida o como andar desabrigado en un día de frío.” Proverbios 25:20 (Nueva Versión Internacional). 

El mundo te enseña que debes de llorar a aquella pareja que te abandonó. Qué debes vivir mirando hacia atrás y recordar lo mucho que te dolió un fracaso. Incluso existen programas de televisión y canciones que fomentan esta costumbre: Recordar lo que nos dolió. Esto es algo similar a alguien que fue mordido por un perro de niño, y éste va por la vida recordando cómo el perro lo mordió, incluso cuando la herida ya sanó. O cómo lo dice éste versículo sería algo similar a ponerle vinagre una herida. Solo causa dolor. O cómo andar sin abrigo en un día de frio. Y para aquellos que hemos sido salvos por Jesucristo es aún más absurdo. Pues Jesús nos ha hecho verdaderamente libres y al recordar lo que nos hizo daño es cómo ponerle vinagre a una herida. También sería obstinado pasar frio teniendo a Jesús cómo nuestra fuente de calor. 

No le des poder a aquello que te causó daño. Pues al hacerlo le das poder a algo que no tiene. En la boca está el poder de la vida o de la muerte. Y cuando hablamos con ella muerte nos contaminamos. “Lo que contamina a una persona no es lo que entra en la boca sino lo que sale de ella.” Mateo 15:11 (Nueva Versión Internacional).

Es decir, por medio de nuestras bocas podemos contaminar con pesimismo y amargura lo que Dios nos ha regalado. Si Jesús ya te ha hecho libre no hables de lo mal que te fue, sino del bien que Él te ha hecho. Usa tu boca para edificar, no te contamines hablando el mal.

Si existen cosas en ti que aún te duelan, entrégaselas de todo corazón a Jesús. Confiésaselas a Él y ya no les menciones más. Tampoco hables de tus derrotas, mejor habla cómo Dios te dará la victoria. No le eches vinagre a una herida por la cual Cristo fue a la Cruz.  Habla solo vida, no muerte. Habla solo el bien y verás solo buenos resultados.    

Adiestra tu boca, habla solo el bien.

Usa tu linaje, vive el reino de Dios aquí en la tierra.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  – www.cristodavida.com

Bookmark and Share

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

“Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos.” Efesios 4:22 (Nueva Versión Internacional).

Caminar con una piedra en el zapato es incomodo. Y conforme se va avanzando con ella causa dolor. Pero cuando se continúa avanzando con ella, pareciera que ésta piedra es algo normal y nos acostumbramos a su incomodidad. Siendo lo más lógico y sano simplemente remover la piedra del zapato.

Esto es algo similar a cuando Jesús nos dio unos zapatos nuevos, Su gracia. Gracia que nos llevará por nuestro proceso de santificación. No obstante al igual que con el ejemplo del zapato, algunos creyentes olvidan quitar una piedra de su nuevo zapato, dicha piedra puede ser algún deseo pecaminoso de su antigua naturaleza. Y  han tenido tanto tiempo esa “piedra” en ellos que pareciera que se han acostumbrado a esa incomodidad o dolor. Pero esto no es la voluntad de Dios. Siendo que nos ha dado la gracia de Jesús para evitarnos dolor en nuestro caminar.

Si existe en tu vida algo de tu antigua manera de vivir que te está causando incomodidad o dolor en tu nuevo caminar, pide a Dios que lo quite de ti. Para ello debes de reconocer ante Dios que hay una “piedra” en tu zapato, identifica esa “piedra” y quítala de tu vida. Pues esa piedra sea lo que sea solo te ha traído dolor e incomodidad.

Cuando Dios quite esa “piedra” de ti, quizás exista algo de incomodidad. Sin embargo debes permitir que Él la quite para disfrutar aún más la nueva vida que se te ha dado.

¿De qué sirve traer unos zapatos nuevos si les usamos con una piedra adentro?, Pídele a Dios que escudriñe tu corazón y te muestre si has mantenido algo de tu antigua naturaleza que esté afectando tu nueva vida.  Y si es así, permítele que con amor le remueva de ti. Recuerda que Jesús pagó el precio más alto por tus nuevos zapatos.

Jesús quiere que camines sin molestias.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  – www.cristodavida.com

Bookmark and Share