Devocionales Diseños Cristianos Videos Inglés ¿Quién es Richy?

Árticulos con la Palabra ‘Reflexiones Cristianas

El liberto

10 2012


“El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” Juan 3:18

El preso se encuentra a punto de recibir su condena, fueron 10 faltas graves lo que le condenó. Intentó encubrir sus crímenes pero la autoridad lo alcanzó. Y unos días antes de recibir la pena de muerte, él es liberado. Otro hombre decidió recibir su castigo a cambio de la libertad del primero. El primer hombre fue puesto en libertad, sus registros fueron borrados y no pagó absolutamente nada, a este le llamaremos “el Liberto”. Por el contrario el otro hombre murió por la culpa del otro, a éste le llamaremos “el Sustituto”.

Si bien es cierto que esta ilustración difícilmente ocurra en la realidad, en el plano espiritual si ocurre. Todo aquel que crea en Jesús y lo haga su Señor, será sacado de su prisión y no será condenado. Jesús ofrece tomar el castigo y consecuencias de una vida desordenada, para así dejar en libertad una nueva persona que es justa ante los ojos de Dios. Pues sin Jesús en nuestros corazones estamos condenados.

En la Cruz del Calvario, Jesús ofreció tomar el castigo y pagar las consecuencias del pecado de toda la humanidad, y así dejar en libertad de cualquier yugo, cadena o atadura a todo aquel que le tome a Él por “Sustituto”. Jesús, en la Cruz recibió el castigo que el mundo merecía, para así darnos lo que no merecíamos.

Si actualmente estás viviendo las consecuencias de una vida desordenada y quieres ser libre, acepta el sacrificio de Jesús y Él te pondrá en libertad para darte lo mejor.

Jesús ya pagó el precio, solo créelo y sé también tú un “Liberto”, cree en Él y no serás condenado por tus acciones, sino recibirás lo que jamás podrás pagar: vida eterna.

Si hoy tú quieres ser un liberto, haz conmigo esta oración:

“Señor Jesús, este día acepto tu sacrificio en mi lugar, perdona mis pecados, entra en mi corazón y sé el Señor de mi vida. Reconozco que Tú eres el Hijo de Dios, que resucitaste de los muertos y que pagaste por mis pecados. Lávame con tu sangre preciosa y envía al Espíritu Santo para que me llene de tu poder y me ayude a hacer tu perfecta voluntad. Oro esto en el nombre de Cristo Jesús, Amen.”

Autor: Richy Esparza

www.devocionalesderichy.com, www.devocionaldiario.com

Bookmark and Share

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

“Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón.” Salmo 37:4 (NuevaVersión Internacional).

Al igual que muchos cristianos anduve en busca de mi compañera. Aquella que me complementaría en la obra de Dios. Sin embargo, entre más le buscaba, menos la encontraba. Mientras más le recordaba a mi Señor que la pusiera en mi camino,
mayor era la desesperación de no encontrarla. Hasta que comprendí que no había que buscarle, sino solo esperarle. Pues ella ya existía y había sido creada para mí.

Cuando me decidí a esperarle a ella y comenzar a servirle a mi Dios en lo que Él quería, ella entró a mi vida como una amiga. Y desde el primer momento ella fue mi ayuda idónea. Al principio del ministerio de devocionales ella me ayudaba a corregir la ortografía de mis escritos y me apoyaba en todo. Y ambos nos gozábamos por tener una amistad con alguien que hablara el mismo idioma: Jesucristo.

Cuando me metí de lleno en la voluntad de Dios para mi vida, Él comenzó a actuar. Cuando comencé a cuidar los intereses de mi Dios, Él hizo de mis intereses Sus intereses. Cuando Arlene y yo empezamos a disfrutar los asuntos de nuestro Señor, Él se encargó de despertar el amor.

Desde el principio ambos pudimos ver gran afinidad espiritual, orábamos constantemente el uno por el otro, intercedíamos, podíamos platicar horas sin parar y sentíamos gran admiración el uno por el otro. Y un día, Dios se encargó del resto, nos permitió despertar del sueño y ver por fin a esa anhelada pareja.

Sí aún no has conocido a aquella persona que fue creada para ti, haz de los negocios de Dios lo tuyo. Deléitate en Su obra y Él se encargará de conceder las peticiones de tu corazón. Métete de lleno en la obra de tu Padre, deja de preocuparte del asunto y Él se encargará de poner a esa persona especial en tu camino. Deléitate en la obra de Dios, prepárate para esa anhelada pareja y cuando menos lo esperes, se estarán gozando juntos en la obra del Señor.

Solo deléitate en el Señor y Él lo hará.

Richy Esparza www.devocionalesderichy.com

Bookmark and Share