Devocionales Diseños Cristianos Videos Inglés ¿Quién es Richy?

Árticulos con la Palabra ‘Reflexiones Cristianas

“Fue en Antioquía donde a los discípulos se les llamó “cristianos” por primera vez.” Hechos 11:26 (Nueva Versión Internacional).

Si definimos el nombre de Cristo, sería: El Ungido. Esto porque en la dinastía de los reyes de Israel se ungía con aceite a los que estarían sobre el trono. Pero en el caso de nuestro Señor Él no solamente fue ungido como Rey de reyes, sino que se le ungió con el Espíritu de Dios (Mateo 3:16). Entonces aquellos que tenemos el gran honor de ser llamados cristianos, su significado sería algo así como: los ungidos. Al igual que nuestro Señor Jesús fuimos ungidos, no con aceite, mas con el Espíritu Santo, quien nos hace ser diferentes. Él es quien realiza la obra de Dios en nosotros y nos capacita para servir a nuestro Ungido, a Jesús.

En la antigüedad cuando se ungía y levantaba un rey, éste no solamente recibía los beneficios del reino, sino que tenía que prepararse con sabiduría, y si era ungido por Dios también tenía que consagrarse a Él. Un rey en la antigüedad para prosperar debía de juzgar con juicios justos y buscar el bienestar de su pueblo antes del suyo. Así como nuestro Rey Jesucristo, dejó a un lado Su trono para descender a un mundo caído para salvarnos. 

Cuando fuiste salvo, en ese momento el Espíritu Santo comenzó a habitar en ti (Gálatas 3:27). Aunque quizás no palpaste manifestaciones místicas, desde ese momento Jesús te ungió con el mejor aceite para que reines aquí en la tierra. Estás revestido de Él para reinar. Y la forma de reinar es extendiendo Su reino, en el cual debes manifestar Su amor y salvación.

¿Estás haciendo uso debido del linaje que recibiste cuando fuiste salvo? Tienes el gran honor de ser llamado “cristiano”. En ti está todo lo que necesitas para reinar de la manera que Dios quiere, solo pídele al Espíritu Santo que te guie, y Él te enseñara todas las cosas (1 Juan 2:27). Vive una vida digna de ser llamado cristiano.

Fuiste ungido por el Dios Altísimo para reinar.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  -http://juventudencristo.com

Bookmark and Share

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

“Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios, porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga.” Joel 2:13 (Nueva Versión Internacional). 

Mantener un corazón con heridas, dolor y frustraciones lo endurece. Y al pasar esto, es difícil escuchar la voz de Dios. Cuando permitimos que pasen los días con cualquier tipo de dolor arraigado en nuestros corazones, nos perdemos lo que el Todopoderoso ha preparado para nosotros. Y si permitimos que pase más tiempo, comenzaremos a atribuirle a Dios el estado de nuestros corazones.

Para lo cual debemos entender el significado de la Cruz. Jesús pagó el precio de nuestra paz. Sobre Él fueron todos nuestros dolores. Tanto los físicos como los dolores del alma. Por lo que no importa qué tan grande sea el dolor en el alma de una persona, Jesús tiene la potestad de arrancarle del creyente si éste se lo pide.

Cuando una persona mantiene dolores en su alma es como si se aferrara a un veneno. Mismo que brotará cada vez que la persona esté en una situación parecida a la que le dolió. Y esto no le permitirá avanzar en la voluntad de Dios.

Si en ti hay dolor que te ha alejado de Dios o de Su voluntad, debes entregárselo. Rasga tu corazón y permite que el Espíritu Santo te de descanso. Sin importar qué sea lo que te duele Jesús lo puede hacer, Él ya lo hizo en la Cruz. Solo debes pedírselo y creerlo. Si no le permites que lo remueva, no podrás avanzar a recibir lo que es tuyo.

Si hoy escuchaste al Espíritu Santo redarguyéndote, no endurezcas tu corazón y haz conmigo esta oración: “Padre, te pido perdón por haber mantenido ese dolor en mí. Cristo pagó el precio de mi paz, y hoy renunció a mi pasado. Limpia mi corazón y llénale de tu presencia. Remplaza mi tristeza con alegría. En el nombre de Cristo Jesús, amen”. 

Mantén limpio tu corazón, porque costó sangre.

Autor: Richy Esparza

Escrito para:   www.devocionalesderichy.com -  www.devocionaldiario.com  -http://juventudencristo.com

Bookmark and Share